Venimos a este mundo en un día, a una hora determinada en un determinado lugar para poder tener las características necesarias, y cumplir nuestro plan de vida.

La Astrología contempla al individuo como un microcosmos dentro de un macrocosmos,el cual uno es reflejo del otro,es decir,la posición de los astros en el cielo para un determinado lugar en un día y a una hora determinada nos da una configuración irrepetible para cada individuo.De esta forma,la Astrología puede darte una imagen precisa de quién eres y lo que has venido a hacer a este mundo.

Cada persona encarna dentro de una familia con su configuración genética que copia la impronta estelar de manera perfecta, incluyendo las características físicas, esquemas de pensamiento, carácter, personalidad, etc…que constituyen lo que hace a cada uno como es.

Así, la carta natal como si de un mapa se tratase te da la información de lo que te has propuesto aprender en esta aula gigante que es la vida.

En mi consulta, analizando cartas natales durante estos años, y aunque a mí misma me parezca a veces increíble, veo la magia de las mismas desplegarse ante mis ojos, la magia de cada persona y su mapa único dispuesto a contarle quién es en realidad y sus mejores opciones.

Con la carta natal podemos conocer nuestro plan de vida a fondo, lo que venimos a aprender, nuestras fortalezas, dones, características personales,y todo tipo de información importante para nuestra vida en la toma de decisiones.

Sobre todo, aunque la carta natal sea una foto fija de la situación de los astros el día de nuestro nacimiento, esto no determina tu vida. Recordemos que tenemos libre albedrío,y somos los que configuramos nuestro destino en su gran medida con nuestros pensamientos y decisiones.

 Sin embargo,conocer tu carta natal puede ayudarte a tomar mejor estas decisiones,conociéndote más en profundidad y con una perspectiva más amplia que contempla tu misión de vida y aquello que has venido a realizar a este mundo, eso que de verdad te hace feliz.

Conócete a ti mismo, ámate a ti mismo.

Amaya Vicente