Reiki es una técnica japonesa que permite captar y canalizar la energía universal mediante la imposición de manos.

De una forma sencilla y poderosa, uno mismo se revitaliza y disfruta del aporte energético practicando esta técnica. Cualquier persona que lo desee puede aprenderla para si mismo y para los demás.

El Reiki sirve como herramienta de autoconocimiento, para relajarse, disolver bloqueos energéticos, reforzar el sistema inmunitario, sanar emociones y acrecienta el bienestar, la energía, la consciencia. Está reconocido por la OMS y es una técnica habitual en muchos hospitales de Estados Unidos y Reino Unido.

En una sesión de Reiki la energía se transmite mediante imposición de manos del practicante y el cliente la recibe en una camilla. No se manipula el cuerpo como en un masaje.

Si no se ha recibido nunca Reiki, se recomienda al principio un proceso de 4 días, en los cuales el cliente integra poco a poco la energía. Dependiendo de cada caso, se percibe la energía de una u otra manera, según la sensibilidad del receptor a las energías sutiles.

Reiki actúa en todos los niveles: físico, mental-emocional y espiritual. Sus beneficios son amplios, el cuerpo empieza a relajarse, lo que conlleva que el estrés de la persona disminuya y poco a poco se van trabajando bloqueos energéticos.

más información sobre reiki