En los tiempos que corren cada vez es más habitual pasar la última noche del año lejos de nuestro hogar. A veces por querer vivir una experiencia diferente. Otras, por no tener nadie con quien