Nuestra vida tiene una finalidad, un objetivo, una misión, lo que llamamos destino o plan de Dios. Es algo que va con nosotros de por vida y no es fácil darse cuenta de qué es.